Bisexualidad. A mitad de camino.

abisexual.jpg

En este mundo donde las “etiquetas” son moneda corriente. Donde siempre se habla en términos de “homosexual“, “negro”, “chino”, “flaco”, “gorda”, aunque nos resulte incómodo vamos a ocuparnos de lo que muchos denominan “bisexualidad“. Y lo haremos al solo efecto de intentar comprender esta elección sexual.

Los heterosexuales consideran al bisexual como un “gay reprimido“, los homosexuales creen que los bisexuales son “cobardes” que no se atreven a asumir su condición. ¿Qué hay de cierto o de mentira en estas afirmaciones?

La psicología define como “bisexual” a aquella persona que siente atracción física por personas de ambos sexos, indistintamente, pudiendo mantener relaciones sexuales tanto con mujeres como con hombres. Aunque muchos estudiosos consideran a la bisexualidad como un trastorno de la identidad sexual, algunos expertos como Sigmund Freud (entre otros) aseguran que todos somos potencialmente bisexuales, pero que luego “optamos” producto de la socialización que sobre nosotros ejerce el entorno.

bisex.jpg

Entre estos estudiosos se destaca Alfred Kinsey, quien a fines de 1940, elaboró una escala capaz de “medir” el grado de orientación sexual de una persona. Aún hoy esta escala se utiliza en el ámbito de la psicología para poder tener un “punto de partida” para los estudios o tratamientos correspondientes. La escala de Kinsey establece una clasificación de 1 a 6:

Escala Kinsey

Descripción

Hombres (%) Mujeres (%)
0 Comportamiento e xclusivamente heterosexual 52-92 61-90
1 Comportamiento mayormente heterosexual con alguna experiencia homosexual 18-42 11-20
2 Comportamiento heterosexual con importantes experiencias homosexuales 13-38 6-14
3 Comportamiento tanto heterosexual como homosexual 9-32 4-11
4 Comportamiento homosexual con importantes experiencias heterosexuales 7-26 3-8
5 Comportamiento mayormente homosexual con alguna experiencia heterosexual 5-22 2-6
6 Comportamiento e xclusivamente homosexual 3-16 1-3