Bare Back: tentar al diablo

orgia1.jpg

A pesar de las campañas globales, del constante bombardeo mediático y de los cientos de miles de testimonios al respecto, algunas personas continúan creyendo que las posibilidades de contraer una enfermedad de transmisión sexual está muy lejos de afectarles.

Y con ese criterio (falso absolutamente) se lanzan a practicar diferentes modalidades de encuentros sexuales donde el peligro acecha de cerca y no tardan en incrementar las estadísticas sobre víctimas por negligencia. Estas prácticas pueden compararse con la “fascinación” que ejerce sobre algunas personas un juego tan mortal como “la ruleta rusa“.

Se llama Bare Back y en español se le conoce como “a pelo”, es decir coito sin protección alguna. No se utilizan condones y las prácticas pueden ser desde parejas heterosexuales, hasta orgías de  todo tipo. La promiscuidad es el denominador común y  los resultados pueden ser – literalmente – fatales.

Existen sitios en la web y locales nocturnos que fomentan este tipo de prácticas. Servicios de prostitución “condon-free” pueden ser contratados fácilmente para vivir estas experiencias llenas de adrenalina, inconciencia, irresponsabilidad y una alta dosis de suicidio.

VIH, Hepatitis, Sífilis, son algunas de las enfermedades que potencian su difusión gracias a este tipo de actividades que demuestran que aún queda mucho camino por recorrer en materia de prevención y educación. BareBack:  tentar al destino… y perder.