1º de Diciembre: la lucha continúa

sida.jpg

Desde hace 10 años, cada 1º de Diciembre el mundo recuerda el compromiso con una lucha que no cesa.

41 millones de personas en todo el mundo padecen del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida y los estados expresan a diario su preocupación por una pandemia de proporciones épicas.
Hoy, más que nunca, debemos recordar a quienes perdieron su vida víctimas de esta enfermedad, a quienes dedican diariamente su talento para la búsqueda de posibles vacunas para un virus tan esquivo como los fondos de que disponen las principales organizaciones de investigación. Hoy, más que nunca, debemos acercarnos a la realidad en la que viven los países más pobres del planeta y en los que el VIH Sida es un flagelo sin control…

Nuevas drogas, más efectivas; nuevas investigaciones que inauguran esperanzas, son publicadas con frecuencia, pero lejos aún está la cura definitiva. Los expertos aseguran que estamos más cerca de vacunas terapéuticas (que eliminen el virus de la sangre) que de vacunas preventivas. En este sentido, la única prevención efectiva es la educación sexual responsable y el uso – inexcusable – de condones para evitar el contagio. Recordemos que una persona puede estar enferma sin saberlo, no presentar síntomas, y sin precauciones contagiar inevitablemente a otros.

Hoy, 1º de Diciembre, el lazo rojo que identifica la lucha activa contra el VIH Sida, no debe ser un símbolo más, sino el sello que identifique a quienes creemos que un mundo sin VIH es posible, pero que esto no sucederá mágicamente: depende minuto a minuto, de cada uno de nosotros, y de quienes – desde el poder – tienen la irrenunciable responsabilidad de proteger la vida de los habitantes de sus naciones. Muchas son las batallas libradas, pero aún la guerra continúa…