Un falo de 65 metros

Pero eso sí, no es de carne y hueso. Se trata de la obra de un grupo de grafiteros, que se dedicaron a decorar un puente levadizo de San Petersburgo con esta pintada.

Y ellos están de lo más orgullosos, ya que además han contado la hazaña en su blog: “A las dos de la madrugada en punto, nuestro ‘Falo Cósmico’ tocó el cielo sombrío de San Petersburgo frente a la sede del FSB”.

 Eso sí, al final, las autoridades ordenaron quitar la pintada, que por cierto, tenía una anchura de 27 metros. Desde luego, hay que ver las ideas que se le ocurren a la gente…

Vía| 20minutos