Un candado en la vagina

Desde luego, hay noticias que nos dejan con la boca abierta, y no es para menos. La última llega desde la India, de la mano de un mecánico de 43 años, que inventó una nueva versión del cinturón de castidad, algo que llevó a su mujer a intentar suicidarse.

El marido de Sita Chauhan, obsesionado con que su mujer no le fuera infiel, le perforó la vagina y le colocó un candado, que dejaba cerrado cada vez que salía de casa.

Al parecer, como dos mujeres de la familia habían sido infieles, él temía que le pasara lo mismo. No es de extrañar que la mujer intentara suicidarse ante semejante panorama. Al llegar al hospital confesó y el hombre fue detenido. Por cierto, llevaba las llaves del candado encima.

Él mismo lo explicó: todos los días, antes de irse al trabajo, dejaba el candado en la vagina de su mujer, en dos agujeros realizados con agujas y lo cerraba, guardándose las llaves en los calcetines. La policía lo ha detenido, por supuesto, y se le acusa de crueldad y de ser el causante de una serie de lesiones a su mujer de forma voluntaria.

Vía| El correo

Foto de Orbita