Sexo sin barreras

marihuana.jpg

Contrariamente a lo que puede suponerse, los principales obstáculos para lograr una relación que pueda terminar en sexo, no es la “moralidad” de cada persona, ni una extrema precaución por los riesgos que pueda implicar el sexo casual, tampoco un trastorno psicológico que dificulte el abordaje a un/a desconocido/a. La principal barrera que una persona debe derribar antes de acercarse a un extraño con objetivos “eróticos” es la timidez. ¿Es tu caso?

Pues podría serlo, ya que algunos estudios demuestran que un 82% de las mujeres entre 15 y 25 años, y el 64% de los hombres en la misma edad, se declaran “tímidos” a la hora de proponer un vínculo.

Aún los más extrovertidos requieren de un “impulsoadicional para lanzarse a la conquista de esa persona que despierta sus deseos. Pueden ser los amigos quienes alienten al extremo de no dejar opción frente a la situación. Pero también suele recurrise a deshinibidores externos para lograr esa “dosis” extra de desparpajo y coraje.

Algunos de estos deshinibidores son socialmente aceptados, como por ejemplo el alcohol o el tabaco. Pero existen otros tanto o más peligrosos que aquellos, entre los que se cuentan las drogas (de todo tipo) y los estimulantes legales (existe una gran variedad).
Cocaína, marihuana, y otras sustancias son las favoritas a la hora de obtener esa “ayuda” extra para lograr un buen desempeño.

La marihuana por ejemplo produce una notable distorsión del tiempo y puede inducir a pensar que el orgasmo es más prolongado de lo que realmente es, por lo que muchos escogen esta hierba para que su actividad sexual resulte optimizada.

Sin importar la sustancia que se consuma, lo que resulta fundamental recordar es que en esos momentos de conciencia alterada el cerebro es capaz de todo y puede jugarnos una mala pasada. Es casi seguro que perderás el control de tus acciones y por ende no tomarás los recaudos necesarios para proteger tu vida. Una jeringa contaminada, una penetración sin condón, sexo oral sin protección, son algunas de las situaciones más comunes que se experimentan durante el momento de la adicción, y creeme, que si quieres vivir muchos años más de nada te servirán estos “ayudantes” que sólo acortan tu vida y ponen en riesgo la vida de los demás.