Sexo en la piscina, ¿sí o no?

Ahora que llega el veranito, el buen tiempo y demás, seguro que a más de uno se le ocurre la idea de hacer el amor en la piscina. ¿Una buena idea?

Pues… ¿por qué no? Si tienes tu propia piscina, la caso será mucho más relajada, aunque claro, también los hay con ganas de riesgo que se atreven a hacer el amor en una piscina pública o incluso se cuelan alguna privada… Cosa de cada uno.

En lo que se refiere al sexo en la piscina, una de las principales ventajas es que se pesa menos, por lo que es más fácil que la chica se coloque sobre el chico rodeándole con sus piernas sin que él tenga que aguantar mucho peso.

La lubricación se hace mayor y además, la fricción dentro del agua es un camino seguro para un orgasmo increíble. Eso sí, el sexo en la piscina es incompatible con el preservativo, que puede salirse con facilidad.

¿Te animas con una sesión de sexo acuático?

Foto de el buitre de zalduendo