Por qué no debes fingir el orgasmo

Las encuestas lo dejan claro una y otra vez: hay mujeres que fingen el orgasmo. Y son muchas más de las que nos parece. Lo cierto es que fingir el orgasmo es todo un problema, que puede acabar convirtiéndose en una bola que crece y crece cada vez más en la pareja, y que puede acabar teniendo consecuencias de lo más negativas.

El caso es que hay muchas razones por las que las mujeres fingen el orgasmo. Por un lado, las hay que fingen por terminar cuanto antes el coito, porque no quieren herir a sus parejas al decirles que no llegan al clímax, o en casos peores, por tapar su verdadera fobia al acto sexual.

Sin embargo, estas son las consecuencias negativas de fingir el orgasmo:

Fingir acaba por disminuir el deseo sexual, puesto que al no obtener placer, cada vez tendrás menos deseo.

No es bueno para la pareja: denota una falta de comunicación que puede ser fatal para la relación.

Es muy negativo para la autoestima.

Puede generar pensamientos negativos e incluso obsesivos.

Así las cosas, ¿no crees que es el momento de replantearte las cosas? Quizá debes hablar con tu pareja y en el caso de que sea necesario, puedes acudir a un profesional, que seguro que puede ayudaros, a ti personalmente y a los dos como pareja, a mejorar la comunicación, las relaciones sexuales y en general, la relación de pareja.

¡No finjas más!

Foto de Pagine blu