Motivos para empezar con los ejercicios Kegel si tienes menos de 25 años

Dentro del cuerpo de la mujer, el suelo pélvico es una de las zonas más importantes. Entre algunas de sus funciones está la de sujetar los órganos internos, controlar la vejiga y el intestino, a la vez que es clave en la frecuencia e intensidad de los orgasmos femeninos. Según un estudio realizado por INTIMINA, el 40% de las mujeres desconoce cuál es su función y lo importante de su bienestar.

Esta falta de información, lleva a las mujeres a no entrenar esta parte de su cuerpo, ignorando que existen herramientas para ello. Según la encuesta, un 21% no saben que hay dispositivos para ejercitarlos, y más del 60% no los utilizan. Además, se tiene la creencia que realizar ejercicios para tonificar esta musculatura es exclusivo para mujeres mayores.

Ejercicios de Kegel, los mejores aliados para fortalecer la musculatura pélvica

Estos ejercicios creados por el doctor Kegel en la década de los 40, sirven para fortalecer el suelo pélvico, siendo recomendable empezar con ellos cuanto antes. De esta forma podrás mejorar tu vida sexual o prevenir la incontinencia.

Los ejercicios de Kegel, practicados de manera regular, son especialmente beneficiosos para ciertos grupos que tienen dificultades para controlar el esfínter (un tercio de las mujeres españolas, según el estudio) o para aquellas mujeres que realizan ejercicios de alto impacto (como correr, saltar a la comba, hípica o montar en bicicleta por terrenos escarpados).

Cinco razones por las que debes empezar cuanto antes con estos ejercicios

Aunque no se haya experimentado ningún problema, mantener el suelo pélvico fuerte y tonificado es primordial para una buena salud en el futuro. Por esta razón, INTIMINA ofrece una lista con los motivos por los que es mejor empezar cuanto antes:

  1. Orgasmos mejores y más intensos. Las mujeres con un suelo pélvico más fuerte alcanzan los orgasmos más fácilmente, con más frecuencia y con más intensidad.  Pero ¿cómo? Cuando se llega al clímax, los músculos del suelo pélvico se contraen rítmicamente, y cuanto más fuertes están los músculos, más fuertes son las contracciones, dando lugar a orgasmos mejores y más frecuentes.
  2. Core más fuerte. Aunque no se trata de marcar abdominales, es importante mantener un suelo pélvico tonificado. ¿Por qué? La musculatura de esta zona es la responsable de soportar en su sitio vejiga, intestino y útero, y trabaja con los músculos de la espalda y el abdomen para sostener y estabilizar la columna vertebral, ayudando a mejorar la postura, reducir el dolor y evitar las lesiones.
  3. Prevenir la incontinencia. El suelo pélvico ayuda a controlar las evacuaciones urinarias e intestinales al tensar y liberar los músculos cuando se va al baño. Muchas mujeres sufren pérdidas incontroladas cuando ríen o tosen porque su suelo pélvico está débil.
  4. Prepararse para el embarazo y recuperarse tras dar a luz.Aunque traer al mundo a un bebé es algo maravilloso, puede resultar un poco complicado para el suelo pélvico. El peso del bebé que se soporta durante el embarazo puede debilitar los músculos. Además, si se tiene un parto vaginal estos pueden llegar a estirarse mucho y perder su forma. Preparar el cuerpo para el embarazo haciendo ejercicios de Kegel, aunque no se esté planeando tener un bebé, es una buena forma de empezar a tener conciencia de esta zona. De esta forma, se asegurará de que el suelo pélvico esté en buena forma para prevenir la incontinencia durante el embarazo y tras dar a luz, además de evitar complicaciones durante el parto.
  5. Prepararse para la menopausia y aliviar sus síntomas. A medida que las mujeres se acercan a la menopausia, se experimentan una variedad de síntomas relacionados con los niveles fluctuantes de estrógeno, incluyendo sofocos, sequedad vaginal y menor deseo sexual. Pero la reducción de esta hormona también puede provocar que la musculatura pélvica se debilite, por lo que mantener esta zona fuerte en cada etapa de la vida es primordial. Además, ejercitar esos músculos ayuda a aumentar el flujo sanguíneo, aumentando la humedad vaginal y mejorar la libido.

¿Cómo ejercitar el suelo pélvico?

Los ejercicios de Kegel consisten en contraer los músculos del suelo pélvico y elevarlos hacia arriba durante unos segundos. Con el tiempo se puede ajustar el ritmo y la duración de las contracciones y reposos para mejorar la rutina y sus resultados.

Existen algunos dispositivos que permiten obtener los máximos beneficios. Por ejemplo, los ejercitadores con peso son pequeñas esferas que proporcionan la resistencia adecuada para que el suelo pélvico trabaje más durante la contracción. Es el caso de la Rutina de Kegel Laselle de INTIMINA, compuesta de tres esferas de distintos pesos (28g, 38g y 48g). Por su parte, los ejercitadores de Kegel inteligentes son entrenadores personales que facilitan su práctica. Es el caso del KegelSmart que registra la fuerza del suelo pélvico y crea una rutina personalizada. Este dispositivo guía a través de niveles progresivos para obtener el máximo rendimiento.