Linfogranuloma venéreo: riesgo tropical

laboratorio.jpg

Cualquier tipo de contacto sexual casual, en cualquier parte del mundo puede derivar en potenciales enfermedades contraídas por vía sexual. Sin embargo la promiscuidad en las zonas tropicales, tiene un protagonista: el linfogranuloma venéreo. ¿Sabes qué es?

El LGV, clasificado dentro del grupo de las enfermedades de transmisión sexual, es producida por la bacteria “chlamydia trachomatis“, propia de las regiones cálidas. Sus manifestaciones clínicas pueden aparecer al cabo de algunos días y hasta varios meses luego de producido el contagio.

En su fase inicial se manifesta como unas pequeñas úlceras indoloras en los genitales, lo que luego deriva en una inflamación, con distintos grados de intensidad, de los ganglios linfáticos, que en algunos casos, pueden llegar a romperse. También puede haber dolor al defecar o deposiciones sanguinolentas.

Algunos organismos de salud europeos, como Holanda, España y Gran Bretaña, han informado sobre un incremento en este tipo de patologías, tal vez producido por el flujo turístico proveniente de países tropicales y/o la creciente demanda de turismo sexual hacia países asiáticos.

Su tratamiento es lento y consiste básicamente en la administración de fuertes antibióticos y periódicos controles sobre la evolución de la enfermedad. Una vez más, es importante señalar que los condones constituyen la única forma segura para prevenir ésta y otras patologías derivadas de contactos sexuales ocasionales.