Las muñecas de True Company

Desde luego, hay que ver lo que ha evolucionado el mundo de las muñecas hinchables. Y es que ya no se trata solamente de que sean lo más realistas posible.

Es que además, las hay que parecen casi reales, como las de la compañía True Company. Son las dutch wives (esposas holandesas), unas muñecas con una apariencia muy humana. Pero eso no es lo que más llama la atención de estas muñecas. Y es que además, tienen personalidad. Es el caso de Roxxxy, que se caracteriza porque habla y duerme.

Eso sí, cuesta nada más y nada menos que 9000 dólares.

La compañía japonesa Axis ha lanzado las Honey Dolls, otra línea de muñecas que va en esta sirección: son tan reales que al estimularlas, jadean, y además tienen una serie de sensores que hacen que, al tocarlas en determinadas zonas, giman.

Vamos, que no les falta casi de nada…

Vía| Informe 21