La pajita de antes de acostarse

Si tienes problemas para dormir, estás nervioso, das vueltas y vueltas en la cama… cada uno tiene su método: dar vueltas, contar ovejitas, leer algún tratado de prosodia hebrea, tomar somníferos…

Hay un método alternativo, tan natural como hacerse una pajilla. Además del placer temporal, se segregan unas sustancias naturales que nos adormilan y relajan, algo parecido a las ganas de sobar después de haber echado un buen polvo. La relajación consigue que nos quedemos fritos más rápido de lo que pensábamos.

Puede parecer una tontería, pero muchos usuarios convencidos lo avalan. Para las chicas también vale, faltaría más. Ellas, que no tienen que preocuparse de manchar las sábanas, pueden tocarse por encima de las bragas, tener un buen orgasmo y dormirse con una sonrisa, además, es bueno para el organismo.

¿Alguna experiencia al respecto? Somos todo «comentarios» 🙂