Dime como caminas…

caminar.jpg

La imaginación popular durante mucho tiempo creyó ver en la manera de caminar de una persona, su “biografía” sexual. La frecuencia, calidad, experiencia (o no) han sido siempre motivo de conversación informal en relación a un modo particular de andar.

Como de costumbre, la imaginación popular no estaba tan lejos de la realidad

Así lo confirma un estudio realizado en la Universidad de Southern Cross (Australia) quienes valiéndose de un complejo mecanismo tecnológico que coloca puntos luminosos en las articulaciones de un grupo de voluntarios. Los resultados “visuales” obtenidos son traducidos a gráficos en relación con ciertos patrones pre-establecidos de comportamiento sexual. Los resultados son sorprendentes.

Rick van der Zwan es uno de los investigadores involucrados en el proyecto quien reveló que las encuestas a cierto número observadores sobre los patrones gráficos obtenidos aseguraban que el hombre en cuestión estaba “acercándose” y que la mujer se “alejaba”, cuando en realidad ocurría lo contrario.

Aunque el trabajo es mucho más complejo que esta breve descripción, los resultados arrojados por el estudio establecen una relación inconfundible entre un modo de andar y una respuesta sexual consecuente, y ya se ha iniciado una nueva fase de estudio para detectar movimientos “modelo” y poder incorporar estos conocimientos al estudio de la gestualidad humana en su conjunto.