Cuando el embarazo no llega

infertilidad.jpg

Hay estudios que establecen que desde el momento en que una pareja abandona los métodos anticonceptivos esperando engendrar un niño, pasará aproximadamente un año hasta que eso suceda (con una frecuencia sexual de 2 ó 3 veces por semana).

Esto es algo que por lo general las parejas saben y aunque todos conocemos casos de hijos que se anuncian a los pocos días de dejar de cuidarse, también los hay que llegan mucho después de un año. Sin embargo, ¿cómo afecta esta espera a una pareja que desea concebir? ¿Cuánto tiempo debe esperar antes de buscar ayuda profesional?

Para muchas personas la concepción de un hijo es algo tan simple y cercano como abandonar un sistema anticonceptivo, pero para otras el anuncio de un embarazo puede requerirles varios meses, tal vez años.

En esta búsqueda de procreación comienzan a manifestarse sentimientos de culpa, enojo, estrés y frustración. Es por eso que resulta especialmente importante determinar el tiempo exacto en que la intervención de un profesional en fertilidad ayudará a culminar con éxito el proyecto.

parejainfertil.jpg

Una de cada 6 parejas presenta dificultades para concebir durante su vida sexual y son múltiples los factores que pueden determinar tal situación, tanto por parte del varón como de la mujer, por lo cual no se trata de hallar “culpables”, sino las razones de base para poder solucionarlas y lograr el ansiado embarazo.
También es importante que la pareja se encuentre relajada. Muchas veces la presión que ejerce el entorno sólo complica las cosas. Al comienzo las relaciones sexuales son normales, y hasta incluso más placenteras por el hecho de no estar pendientes de la anticoncepción.  Sin embargo a medida que pasa el tiempo y los frutos no llegan, comienza a tomar más importancia la “obligación” de procrear que el placer propio de la sexualidad, y se abre entonces un mundo de reproches, baja autoestima y hasta depresión.

Si estás deseando tener un hijo y has dejado de cuidarte, conversa con tu pareja y estimen juntos un plazo prudencial antes de consultar con un especialista. Tómense su tiempo, relájense y disfruten de la sexualidad a pleno. Por sí solos o con ayuda profesional, los retoños llegarán pronto.