¿Cómo de abiertos somos para el sexo?

Creo que hablar de relaciones abiertas y de libertad sexual no es ningún tabú actualmente. Y eso es perfecto. Con el calor se caen no solo las prendas que más nos estorban, sino también los prejuicios que siempre han estado ligados a la sexualidad y a la manera de vivirla. Es por esto que la comunidad JOYclub ha realizado un estudio en el que se valora cómo de abierta tienen la mente los españoles a la hora de hablar de sus preferencias, fantasías o tipo de relación que querrían tener con su pareja o parejas.

Opción ganadora: Relación abierta sexualmente

El amor libre sigue abriéndose camino con el paso de los años dejando atrás aquello de que “la única opción válida para tener una relación sana es la monogamia”. Tanto es así, que el 60% de los encuestados por JOYclub reconocen que tiene o tendría una relación abierta sexualmente, frente al 33% que prefiere escoger la opción más tradicional monógama o un 12% que se decanta por el poliamor. Y es que tantas y tan válidas son las posibilidades que ofrece tener una relación como la manera en la que cada persona entiende la sexualidad. Para un 31% de los encuestados por JOYclub el sexo es pura entrega. Para este porcentaje de españoles, dar placer a otras personas es muy importante, frente a un 60% que además de darlo, también quieren recibirlo, ya que consideran el sexo como una manera de conectar íntimamente con ellos mismos y, además, con otras personas.  Solo un 4% de los encuestados reconocen que podrían prácticamente vivir sin sexo, y piensan que es algo que está sobrevalorado en la sociedad.

Durante mucho tiempo, la única manera de relacionarnos sexual y afectivamente era desde la monogamia. En la actualidad, comprendemos que la monogamia es una orientación relacional más, ni mejor ni peor que ser swinger, poliamorosa, anarquista relacional o con lo que decidas identificarte. Además, todas estas alternativas (igual que nuestra identificación u orientación de género) pueden fluctuar en función de nuestro momento vital. Que decidamos una relación amorlibrense hoy no significa que mañana no podamos optar por tener una relación exclusiva. 

Lo que está claro es que cada vez más personas deciden tener relaciones no-monógamas y esta es una alternativa bien vista para más gente cada día. Esto no implica que el camino de la no no-monógamia sea fácil: en muchos entornos sociales se sigue viendo cómo algo negativo y muchas somos juzgadas por elegir amar libremente. Pero cuando se trata de la opción más elegida por los encuestados, lo que no podemos hacer es mirar hacia otro lado”, afirma Cecilia Bizzotto, socióloga y portavoz de JOYclub España

Tampoco hay que negar que todavía existen tabúes a la hora de hablar acerca de estas cuestiones, ya que todavía existe un 18% que, pese a preferir tener una relación sexualmente abierta, no diría nada a su círculo cercano por miedo al qué dirán, seguido de un 10% que, aunque posiblemente la tuviera, no lo harían porque temen seriamente que su pareja se enamore de otra persona. 

Con respecto al poliamor, se trata de la opción elegida en tercera posición por los encuestados. Quizá sea la relación menos extendida porque precisamente a su alrededor todavía giran prejuicios que poco a poco van desapareciendo del resto de opciones: un 6% estaría totalmente dispuesto a simultanear varias relaciones afectivas, pero no sabría cómo planteárselo a su actual pareja, por lo que no lo lleva a cabo, seguido de un extracto poblacional (4%) que directamente la tendría, pero bajo secreto Por otro lado, un 33% de personas que aseguran que tendrían una relación poliamorosa ya que entienden poderse vincular afectivamente con más de una persona, un 31% opina exactamente lo contrario y no está dispuesto a compartir sus sentimientos con más de una persona. Los celos son otro de los evidentes hándicaps que encierra la opción del poliamor, dado que un 14% de los españoles no sería capaz de gestionar los celos propios o los de su pareja si decidieran abrir la relación hasta ese extremo. “¿Cómo abrirnos a las relaciones no monógamas, es decir, no exclusivas sexual o afectivamente? Desde el respeto a nuestros límites y el de las personas con las que nos vinculamos. Desde la responsabilidad afectiva y los cuidados hacia todas las personas con las que tenemos encuentros sexuales o de cualquier tipo. Y, sobre todo, para abrir tu relación lo que más vas a necesitar es compartir con más gente las dudas, problemas y experiencias que vas viviendo en el camino. Así que es muy recomendable formar parte de a plataformas como Joyclub, dónde poder hablar sin tapujos y ser tú misma. En nuestra comunidad virtual hay más de 4 millones de usuarios que intercambian más de 12 mensajes por segundo, por lo que seguro encontrarás personas con las que compartir lo que necesites” concluye CeciliaBizzotto, socióloga y portavoz de JOYclub España.

Ir arriba