Cambio almuerzo por sexo express

 infidelity.jpg

Una reciente investigación que publicara la revista italiana “Riza Psicosomática“, dió cuenta del momento del día que los hombres prefieren para ser infieles.

Un contundente 75% de los hombres encuestados (más de mil), en edades comprendidas entre los 20 y los 60 años confesó que el mejor horario para la infidelidad es entre las 12.30 y las 14.30.

Esas fatídicas dos horas del almuerzo, por supuesto, no están disponibles para todo el mundo. Algunos empleados sólo cuentan con escasos 30 minutos para comer, pero de todos modos se las ingenian para tener sexo express en el auto, en una oficina vacía, y hasta en los baños de los restaurantes.

La encuesta develó también que el 80% de los italianos se atreverían a poner en práctica sus fantasías sexuales que involucran preferentemente a sus propios compañeros de trabajo. El 50% de los italianos afirmó no haber sucumbido a la tentación de una infidelidad, mientras que un 36% confesó haber sido infiel durante el último año, el 30% de los cuales, eligió, una vez más, la hora del almuerzo.

Cuando hablamos de “infidelidad” pensamos en las excusas para volver tarde del trabajo al amparo de la noche. Nada que ver. Los infieles prefieren cambiar su almuerzo por una sesión de sexo intenso, y volver al trabajo con una sonrisa.

Vía Misionlandia