Accidente sexual… por culpa del trabajo

Decir que son muchas las personas que aprovechan los viajes de trabajo para sus escarceos sexuales no es nada nuevo. Las razones son muchas. Para los que están comprometidos el hecho de estar fuera de casa y libres de toda sospecha es un aliciente muy interesante. Para los solteros, el morbo de estar en un lugar diferente, la falta de compromiso y la sensación de estar haciendo algo «prohibido», en cierto sentido, hacen que sea muy apetecible tener una aventura.

Pero claro, hay que tener en cuenta que el sexo tiene sus riesgos. Y eso es algo que pudo comprobar muy bien la protagonista de esta historia.

Al parece, estaba de viaje de negocios cuando mantuvo relaciones sexuales con un hombre. Entre tanto éxtasis, se hizo daño con la lámpara de cristal de su habitación, algo que según un tribunal federal ha sido considerado accidente laboral. El argumento que dan es que estaba en el transcurso de su trabajo, por lo que el accidente se pudo considerar laboral y la mujer tiene derecho a recibir una remuneración por parte de la empresa en la que trabaja.

Desde luego, para quedarse con la boca abierta… Y claro, si le corresponde, le pagarán, pero no sé yo si no acabarán echando a la trabajadora de la empresa. Y es que si cada vez que se va de viaje tiene este tipo de accidentes…

Vía| Digital Spy

Foto de Bobbie