Si alguien se queja de libertad sexual, es que no sabe cómo se las gastan en otros rincones del globo por algo tan inocente como hacerse una pajilla:

  • El castigo a los hombres por masturbarse en Indonesia es muy duro. Dicho castigo por masturbación en ese país musulmán es la decapitación. Lo dicho, ninguna tontería.
  • En Líbano a los hombres se les permite legalmente tener sexo con los animales, siempre y cuando sea hembra. Tener sexo con un animal macho se castiga con la muerte. Vale que castiguen la homosexualidad  (*), pero esto es ridículo.
  • La monogamia (matrimonio de un solo hombre con una sola mujer) es una práctica cristiana que se extendió por el mundo a partir de fechas relativamente recientes. Antes, el hombre islámico tenía derecho a cuatro esposas al mismo tiempo, siempre y cuando las mantuviera a todas y las quisiera por igual. A un hindú se le permitía todas las mujeres que quisiera. Los chinos tenían una esposa principal y varias secundarias. En África, la poligamia representaba el prestigio. Por su parte, la poliandría (una mujer con varios hombres) se practicaba en lugares aislados.

La poligamia o poliandría tiene un problema muy gordo, y es que hace al mundo más injusto. Los múltiples cónyuges dudo que se sientan queridos por igual (aunque todo es posible), pero por otro lado, el sexo contrario «toca a menos». Sólo en China, debido a los problemas que representaba tener a una niña, que se veía como una desgracia, y que muchas murieron, plantea un problema a medio plazo.

Habrá un desfase importante contado en MILLONES del número de chinos y de chinas en unos años. Muchos chinos varones tendrán las siguientes opciones: hacerse gay, casarse con una extranjera o dedicarse en un monte perdido a la meditación espiritual, por que no habrá mujeres para todos, eso seguro.

Fuente: La página de mortadelo

(*): Si sacas de contexto mis palabras, Dios matará a un gatito de dos cabezas